No esperar, no mirar, no estar abierto.

Seguimos las enseñanzas de Hikitsuchi Michio Sensei, y entre todas ellas, existen tres principios que siempre están ahí, para todas las técnicas. Éstas son: empezar primero, no mirar a uke y no estar abierto durante el transcurso de la técnica.

Hikitsuchi Michio Sensei con Gerard Blaize Sensei como uke, explicando los principios para la práctica de Aikido.

No estar abierto: al inicio, durante y al final de la técnica, uke no debe tener la posibilidad de golpearnos. Aikido es un arte marcial no violento, dónde no solo resolvemos el conflicto sin agresión, si no que protegemos, en la medida de lo posible, la integridad física del atacante. Esto implica que realizar la técnica de Aikido de forma efectiva es complejo, si lo comparamos con un golpe, por ejemplo. En cualquier caso, se trata de un Budo y por lo tanto no deben poder golpearnos. Si pueden, se ha terminado todo y la técnica no sirve.

No mirar: este principio resulta un poco más complejo que el anterior. Parecería lógico mirar el ataque o al atacante para poder reaccionar. Pero en las palabras de Hikitsuchi Sensei, mirar a los ojos de nuestro atacante, podría hacer que nos dominara con la mirada. Todos conocemos a gente con una mirada que es capaz de paralizar. Ante un gran maestro de artes marciales, sea cual sea su estilo, quedamos bloqueados. Lo mismo ocurre con el arma de uke. Si quedamos mirando fijamente el filo de la espada, ésta nos cortará. Lo que propone Hikitsuchi Sensei es mantener la mirada sin centrarse en ningún aspecto concreto, de forma que veamos lo que ocurre a nuestro alrededor, pero sin centrarnos en uke y su movimiento. Además, durante el transcurso de la técnica, y al igual que hacemos con el resto del cuerpo, la mirada deberá seguir la misma línea que el movimiento del cuerpo, unificando toda nuestra energía en una misma dirección. Este es también un aspecto importante a la hora de guiar al compañero.

No esperar: éste es, en nuestra opinión, el aspecto más difícil de entender, sobretodo al principio de la práctica. Hikitsuchi Michio Sensei indica que Tori debe empezar la técnica. Hikitsuchi, al igual que ya hiciera O’Sensei Morihei Ueshiba, nos dice que Uke no puede tocarle. Cuando Uke inicia su ataque, ya está todo decidido. Aquí nos habla de algo anterior al acto físico del ataque. Estamos hablando de espíritu, o de intención, si así preferís llamarlo. Cuando uke piensa en atacar, Tori inicia el movimiento, adelantándose al ataque. Se trata pues de un concepto más profundo de la relación de conflicto. Hikitsuchi Sensei indica que, si queremos alcanzar esta sensibilidad y experiencia, debemos practicar de esta forma, empezando primero, para sentir el momento en que uke piensa en atacar. No debemos confundir todo esto con la automatización de movimientos, puesto que estamos hablando a un nivel más interno de la relación tori-uke. Confiando en las enseñanzas del maestro Hikitsuchi, practicaremos de esta forma para sensibilizarnos respecto a todo lo que ocurre en el instante antes de que ocurra el ataque.

Estos tres principios pueden resultar complicados de aplicar en los primeros días de práctica, pero una vez conocemos la forma básica, debemos empezar a tenerlos en cuenta en cada entrenamiento.

Sin ellos, difícilmente podremos avanzar más allá de la técnica por muchos años que practiquemos. Algunos de ellos son más sencillos de comprender y aplicar mientras que otros, como el hecho de comenzar primero, requerirán confiar en las palabras de Hikitsuchi Michio Sensei, al principio, para después descubrir y experimentar por nosotros mismos el efecto de aplicarlos.

Buena práctica a todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *